Jueves, 07 Mayo 2015 00:00

Entrevista con Beatriz Sandoval

¿CÓMO Y POR QUÉ ENTRASTE AL MUNDO DE LA PINTURA?

En verdad la pintura me acompañó desde pequeña, quizás desde unos 3 años de edad. Miraba trabajar a mi papá que era zapatero y desde lejos veía como dibujaba y los diseñaba. Leía a escondidas sus revistas de comic. Aprendí a leer de esa manera. Hacía dibujos en la pared, en cuadernos usados, que luego me hacían borrar.

Un día recibí de mi papá una caja de crayones de madera, con una funda plástica. Fue fantástico, mágico, aún recuerdo el olor que tenían. Esa fue mi primera experiencia con el color, tendría unos 4 años.

De alguna manera la pintura, el dibujo me acompañó siempre como vida refugiada. Por esa razón me veo como una pintora de mi interior.

En sexto primaria pedí entrar a la escuela de artes plásticas que conocí en una salida al teatro por el colegio donde estudiaba y no fue posible. Volví a decirle mi deseo a mi mamá en tercero básico y no fue posible. Así que al graduarme de maestra de educación primaria urbana, estudié pintura en la Escuela de Artes Plásticas a escondidas de mi familia.

Rápidamente entré en un mundo que necesitaba, lleno de fuerza y personajes nuevos. Por primera vez asistí a exposiciones pictóricas con mis compañeros. Y la vida se convirtió en una aventura.

¿POR QUÉ LA PINTURA?

Bueno, porque nunca sentí otra cosa que no fuera natural para mí, siempre la amé, la busqué y le he sido fiel. Me siento identificada con ella, me hace crecer, participar, amar y descubrir la esperanza. El corazón me late junto a ella, respiro por ella y me lleno las manos de ella.

¿CÓMO DESCRIBIRÍAS TU OBRA?

Bueno, describiría mi obra como una mujer que intenta mirar el mundo desde la mirada que puede dar la ternura. Aún es el amor y la esperanza el motivo de la obra que pinto, aún el alma y la lucha por descubrir el momento de sentirse vivo.

De alguna manera perseguida por el amarillo, los vestidos transparentes, los pasos cortos, la piel limpia, joven, vieja de recuerdos, con un vientre de manzanas lleno. Siento que mi obra es poesía. Sin vanidad, en verdad así la siento.

¿POR QUÉ TRABAJAR CON NIÑOS Y ADOLESCENTES?

Aún me siento niña, no con la misma energía, pero sí con las ganas de jugar y ellos me entienden bien, a la vez que los entiendo.

Es fantástico trabajar con ellos, la pintura fluye, se desata de manera espontánea, siempre diferente, siempre sorpresiva.

Sin embargo, en mi si existe un objetivo claro, el de dar un espacio donde los niños y niñas puedan expresar sus sentimientos y pensamientos y busquemos juntos verdades simples sobre el ser humano y la naturaleza. Veo la pintura como estrategia de cambio general.

Intentamos de alguna manera despertar con la pintura, ser.

¿QUÉ HAS APRENDIDO DE TU TRABAJO CON LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES, CÓMO HA ENRIQUECIDO TU PROPIO TRABAJO?

Al ver hacia atrás veo que los niños y niñas me han dado la alegría que me faltaba y la esperanza que necesito mantener puesta en el día a día. No he muerto por ellos. Me mantengo viva y con ansias de las ideas que podamos hacer mañana, pintar el amanecer, el maíz, la fuerza, todo, hoy y mañana.

Técnicamente en la pintura aprendí de ellos y ellas que el miedo no cabe, que la voz se hace fuerte con el pincel, que el corazón piensa y no olvida al otro, camina con él o con ella en la existencia de la obra y en su conclusión. Sólo los niños y niñas me mantienen viva, me hacen sentir viva, eso me han dado. Tantas alegrías.

AHORA ESTAS INCURSIONANDO EN LA POESÍA ¿POR QUÉ?

Una sin darse cuenta incluye a la poesía, con ella puedo entender mejor el paisaje y la existencia de las personas en él, pretendo entender la vida. La pintura tiene mucha similitud con la poesía, de alguna manera siento que mi pintura es poesía…

Una imagen viene a uno, fija, y luchamos por conseguir plasmarla físicamente, en este caso en la pintura.

De alguna manera una imagen se presenta en palabras y fluye como agua que corre. Maya Cú ha caminado conmigo y me alimentó en esta primera experiencia, me desató.

Conseguí la misma motivación y placer que me da la pintura. Aunque con diferencias, puesto que las palabras no se detienen, la pintura hace pausa y lucha nuevamente. Es verdaderamente interesante y hermoso. El arte es contar la vida ya sea pintura o poesía, hermanas tenían que ser.

¿QUÉ ES LA POESÍA PARA TI Y CÓMO VA TU TRABAJO EN ESE NUEVO CAMPO?

La poesía es un juego de palabras que amarradas explican lo que vivimos de manera bella. Es una mujer que camina ligero o lento, si cuenta el amor bien recibido.

Me calculo principiante, alumna de la vida y los poetas. Pero comprendo su esencia y la amo.

En este campo me veo con ansias de leerles algo, para que la emoción me guíe. Pretendo trabajar la pintura y la poesía al mismo tiempo, ese camino es el que tome últimamente.

Y cada vez que emprendo algo nuevo, en este caso la poesía, me hace crecer y me conozco más, me exhortó a trabajar con ella aceptando que quiero estar a su lado definitivamente.

¿CÓMO VES LA PLÁSTICA GUATEMALTECA Y LATINOAMERICANA DE HOY?

Viendo el transcurso de nuestra historia artística, Guatemala es sin dudas un lugar bendecido por el arte. Cantidad de pintores, poetas, músicos que cuentan su vida con el arte y que tienen un excelente trabajo, pese a la falta de apoyo que existe en países como el nuestro, se quedan aquí, amándolo.

Sin embargo, presiento, una alienación del arte, modas y aprovechamientos. Y es que pretendemos hacer de este país…otro. Aún no nos toca el paisaje, las coyunturas, y nuestra descendencia. No es estar a favor o en contra de los artistas, sino luchar para establecer un arte verdadero que responda a nuestro espacio y a nuestro tiempo. Esto viéndolo desde una perspectiva más pictórica y social.

Aún así el arte se construye, se comparte, en canciones, poesías y pinturas urbanas.

Es notable nuestra influencia occidental, la conquista pesa en el interior de cada uno y no escapamos de esta realidad. Somos un país joven históricamente hablando.

Otro cantar fuera con el apoyo a los artistas por parte del Estado porque con ellos se construye la esperanza y se respira, se respira y el corazón late. Prácticamente hacemos de los momentos artísticos fiesta y revolución.

¿QUÉ PUEDES DECIRNOS DEL APOYO DEL ESTADO GUATEMALTECO AL ARTE?

¡Cuál? El artista, en general, en este país hace el trabajo del Estado.

El arte es el motor de la cultura, empuja, renueva, cambia. Me imagino que eso es precisamente lo que no les gusta.

Un Ministerio de Cultura sin presupuesto, con personal incapaz, llenos de ignorancia, burocrático, totalmente desapegado de su función.

El arte de este país son sus artistas. Y así, en el olvido, se pierde información tan valiosa que pudiera apoyar a la construcción de un país mejor. De seres pensantes.

Es triste, es duro, sobrevivir, pero no hemos perdido todo, aún queda mucho por pintar, cantar, escribir y el aire lo lleva. La magia del arte no se detiene porque no existe voluntad política.

¿CÓMO VES GUATEMALA DESDE EL PUNTO DE VISTA ECONÓMICO, POLÍTICO, SOCIAL Y CULTURAL? ¿CREES QUE LA SITUACIÓN HA MEJORADO O EMPEORADO EN LOS ÚLTIMOS 10 AÑOS?

Pienso que somos muy parecidos al país que fuimos desde la colonia. La misma situación de esclavitud pero con otros nombres, el mismo dominio criollo, los mismos prejuicios raciales.

Lo que ha cambiado drásticamente es el paisaje, desordenadamente, como se pueda, construido para alienarnos, despegarnos de la naturaleza y darnos un sueño consumista. La influencia del sistema, abandono de la lucha, la conciencia y el trabajo comunitario.

Guatemala está echada a la suerte. Se le hace trabajar, maltratada y callada. En verdad parecemos un país esclavo con días de domingo. Estamos abandonados y eso pesa en lo económico, en lo político, social y cultural. Son personas u organizaciones aisladas que luchan por darle algo de respiro a la gente y a la naturaleza.

¿QUÉ CAMBIOS CREES QUE SON INELUDIBLES Y URGENTES EN LA GUATEMALA DE HOY?

Urge todo, la educación, la salud, la conservación de nuestro medio ambiente, de nuestro patrimonio. Todo urge. El abandono llegó a su tope. Colapsó. Claro tenemos que ser realistas y empezar a construir de a poco.

Lo que necesitamos es entrar en un estado de conciencia en el que el otro quepa. Este individualismo nos está matando, literalmente. Y el otro somos todos.

Puede haber técnicas, ideas para cambiar el mundo, pero es el interior, en donde el sistema está escrito de manera invisible. Lo que necesitamos es borrar el sistema y no tratar de revivir al muerto. Cambiar las estrategias de diálogo, las propuestas. Todos y todas formando. Necesitamos un nuevo sueño, concreto.

El arte es una manera de retomar y de resucitar. El arte motor de la cultura y la cultura es todo. El arte es una manera de mejorar a Guatemala, mientras cantamos una canción.

¿CREES QUE EL ARTE PUEDE CONTRIBUIR A ESOS CAMBIOS? ¿CÓMO?

El arte ve las cosas hacia adelante, establece un vínculo entre el ser humano y la posibilidad de construir, la conciencia de estar vivo y hacer algo.

Lo que puede hacer el arte de manera positiva es hacernos consientes, sensibles, inteligentes, observadores, justos. Además quita prejuicios, como el racismo.

Mejora de manera constante nuestro ambiente, el ser humano vive en el arte. Es natural.

Por otro lado, existe la posibilidad de que los artistas lleguen agotados en un espacio donde existe la indiferencia, pero, no siempre es igual. Es una necesidad vivir con el arte, el tiempo lo ha demostrado.

¿CADA VEZ VEMOS MENOS JÓVENES EN LAS ORGANIZACIONES SINDICALES A QUÉ CREES QUE SE DEBE ESTO?

Varias cosas, primero el sistema consumista los absorbió. Segundo, el miedo de algunos adultos que vivieron situaciones de guerra y opresión evita la participación de su descendencia. La filosofía individualista y el sistema educativo que repite conceptos equivocados, niega la participación y la guerra o no la incluye como realidad y los medios de comunicación. También la violencia instaurada y la falta de confianza de líderes, no todos pero si algunos. Existe descontento y desconfianza.