Domingo, 21 Junio 2015 18:00

MSICG presenta queja ante Comité de Libertad Sindical por actos de violencia, discriminación y estigmatización antisindical promovidos y ejecutados por el Procurador de los Derechos Humanos, Prensa Libre y El Periódico

El Movimiento Sindical, Indígena y Campesino Guatemalteco –MSICG- presentó varias quejas ante el Comité de Libertad Sindical del Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo por actos de violencia y discriminación antisindical en el marco de los Convenios 87 y 98 de la OIT.

En una de dichas quejas el MSICG denuncia la implementación de una serie de actos de violencia, coacción, represión, estigmatización y criminalización antisindical ejecutados por el Procurador de los Derechos Humanos, JORGE EDUARDO DE LEÓN DUQUE que, con la finalidad de proveerse impunidad respecto a las prácticas antisindicales ejecutadas en el marco del conflicto colectivo promovido por el Sindicato de Trabajadores de la Procuraduría de los Derechos Humanos de la República de Guatemala –SITRAPDH- (afiliado al MSICG) e impedir el ejercicio legal por parte de los trabajadores y trabajadoras de dicha institución del derecho humano de huelga, ha emprendido una serie de acciones orientadas a someter a la indefensión al SITRAPDH y “coaccionar” al MSICG para que retire el apoyo a su sindicato afiliado.

El MSICG ha denunciado que este ataque a la libertad sindical ha dado inicio mediante el intento de toma de la organización sindical para ponerla bajo su control, que al fracasar en dicho intento ha iniciado una serie de ataques a la abogada del sindicato dentro del proceso y al MSICG y que, al fracasar esto ha recurrido a dos medios de comunicación para la publicación de ataques destinados a estigmatizar y criminalizar al MSICG, sus dirigentes y equipos técnicos y a poner en riesgo la vida de los mismos.

En este marco, el Procurador de los Derechos Humanos y terceros allegados al mismo, coordinó la presentación de una denuncia en contra del MSICG, sus dirigentes y equipos técnicos por parte de supuestos sindicalistas, los cuales, fueron expulsados de su ex sindicato derivado de actos de violación reiterada a sus estatutos y de actos de violencia contra una directiva de su entonces sindicato coordinando para ello una conferencia de Prensa convocada por la Procuraduría de los Derechos Humanos (extremo que fue probado documentalmente por el MSICG), dicha nota fue publicada por PRENSA LIBRE en su sitio web y en su edición impresa del día 6 de junio de 2015, ante la cual hicieron valer sus derechos de aclaración y rectificación el SITRAPDH, el SITRAUD y los compañeros Lesbia Amézquita y Efrén Sandoval, mismos que no fueron publicados por PRENSA LIBRE vulnerando las disposiciones expresas de la Ley de Emisión del Pensamiento, ante lo cual los compañeros debieron acudir a los tribunales a solicitar se emplazara a dicho medio a cumplir con su deber de hacer la publicación de tales aclaraciones y rectificaciones siendo una de estas acciones rechazada de plano por un Juez de Paz al que se le ha iniciado ya un procedimiento penal y en contra de cuya resolución se ha promovido una acción constitucional de amparo.

Como parte de dicha estrategia, aun contraviniendo su propia Ley Orgánica, el Procurador de los Derechos Humanos ha conferido audiencia a compañeros del MSICG con la finalidad de emitir una condena, contra quienes figuran como denunciantes y querellantes en procesos penales contra el Procurador de los Derechos Humanos y su Procuradora Adjunta I y como defensores del SITRAPDH.

El MSICG ha resaltado que el inicio de una campaña de estigmatización y criminalización del ejercicio de derechos sindicales constituye un paso a la inversa respecto al compromiso asumido por el Estado de Guatemala ante el Consejo de Administración de OIT de promover una campaña de sensibilización respecto al respeto de la libertad sindical y la negociación colectiva, enfatizando en que resulta lamentable que la institución que debiera garantizar tales derechos se encuentre corrompiendo el sistema de justicia y la libre emisión del pensamiento para atacarlos e impedirlos.

El MSICG ha destacado también los intentos de PRENSA LIBRE por sobre estigmatizar los actos ejecutados por el MSICG ante la violación que dicho medio de comunicación a realizado de los derechos que la Ley de emisión del pensamiento reconoce a la población pretendiendo que el ejercicio de los mecanismos que prevé el Estado de derecho para deducir las responsabilidades derivadas del incumplimiento por parte de un medio de comunicación social de los deberes que le impone la Ley de emisión del pensamiento y la comisión de delitos no previstos como delitos o faltas de la emisión del pensamiento constituyen ataques a la libertad de prensa, buscando con ello coaccionar e imposibilitar a la administración de justicia cumplir con sus deberes constitucionales.

Si bien es cierto, el MSICG es respetuoso de los derechos humanos, entre ellos la libre emisión de pensamiento, recuerda que todo derecho tiene limitaciones en su ejercicio, limitaciones que a menudo empiezan en la imposibilidad de que tal ejercicio vulnere los derechos, la vida o la dignidad de los demás.

En consecuencia, el MSICG considera una posición ambivalente y poco seria, que por un lado se cuestione la impunidad que garantiza el antejuicio a determinados funcionarios públicos y, por la otra, cuando se es quien delinque, como lo es el caso de PRENSA LIBRE que no solo publicó deliberadamente una nota falsa y ha pretendido mantener los efectos de la misma violando las obligaciones que le establece la Ley de emisión del pensamiento, pretenda gozar de total impunidad en tales actos.

En ese sentido, el MSICG reitera el fuero previsto por la Ley de emisión del pensamiento, no abarca todos los delitos previstos por el Código Penal y Leyes especiales sino que se limita a los cuatro delitos expresamente previstos por dicha Ley y que, sin importar las tergiversaciones que PRENSA LIBRE pretenda realizar para alcanzar impunidad, se seguirán todos los procesos que marca el Estado de derecho tanto interno como internacional para deducirle las responsabilidades en que ha incurrido hasta que la ley, se aplique por igual a quien la viola.

Finalmente, el MSICG recuerda que no es el MSICG el que ha violado la Ley de Emisión del Pensamiento ni la libertad de prensa; es Prensa Libre la que ha vilipendiado esta libertad prestándose a intereses ajenos a dicha libertad y la que ha violado los deberes que la propia Ley que invoca le imponen y que el deducirle las responsabilidades en que ha podido incurrir por las vías que establece el Estado de derecho, lejos afectar, abona a la construcción de un periodismo real, responsable, objetivo y, sobre todo, respetuoso de la Ley y la dignidad humana.

Inicia sesión para enviar comentarios