Martes, 29 Diciembre 2015 18:00

MSICG llama a marcar el alto a Maldonado Aguirre

De conformidad con la ENCOVI 2014, la pobreza en Guatemala se incrementó hasta abarcar al 59.3% de la población; es decir, a aproximadamente 9,592,447 personas para el 2014; en tanto que para ese mismo año, 3,785,215 personas, vivían en condiciones de pobreza extrema.

Este preocupante escenario es el producto de la constante aplicación de políticas destinadas a favorecer el enriquecimiento de minorías que han hecho, mantenido y acrecentado sus fortunas mediante el saqueo del Estado, la evasión, elusión e impulso de normas y resoluciones constitucionales que les permitan continuar sin tributar al Estado y a través de la imposición de condiciones laborales cada vez más precarias y un sistema de justicia disfuncional que tutelando al capital hunde al ser humano en la miseria.

En la construcción de esta realidad, el ciudadano Presidente, ALEJANDRO BALTAZAR MALDONADO AGUIRRE, ha jugado históricamente un papel determinante; desde su militancia en el tristemente recordado Movimiento de Liberación Nacional, su papel como diputado y como Magistrado de la Corte de Constitucionalidad al servicio de las élites que han saqueado al país y actualmente, como Presidente de un gobierno carente de legitimidad democrática, nombrado por el Congreso de la República más cuestionado de la historia y que ha conducido al país de la corrupción a la mediocridad y al absurdo, emulando la medida tomada en su momento por Carlos Castillo Armas, que en su momento otorgó un grado militar al Cristo de Esquipulas, pretendiendo nombrar General a Jesús de la Merced.

No obstante, y lo que más preocupa, es que su recorrido mediocre a cargo del gobierno pretenda ser cerrado con una nueva medida para continuar sometiendo a la población a la miseria y seguir favoreciendo a los saqueadores del país y responsables de la ignominia a que somos constantemente sometidas las guatemaltecas y guatemaltecos; estableciendo un salario mínimo diferenciado, discriminativo e injusto para cuatro municipios del país, mediante la emisión de al menos dos acuerdos; uno para fijar el salario mínimo de manera general y otro para establecer los salarios diferenciados en cuatro municipios.

Es necesario señalar que, el ajuste de los salarios mínimos establecido para las actividades agrícolas y no agrícolas (en donde el ajuste fue del 4%), es inferior incluso a los míseros porcentajes ajustados por OTTO PÉREZ MOLINA (5%) y que, en el caso de las actividades de exportación y de maquila (en donde el ajuste fue del 3,5%), amplió la brecha de desigualdad en un 0,5% que la mantenida por el gobierno de Pérez Molina.

El MSICG, llama a sus bases y a la población a estar alerta ante las medidas que posiblemente intente el ciudadano Presidente ALEJANDRO BALTAZAR MALDONADO AGUIRRE con el objeto de condenar a la población a más miseria fijando un salario mínimo diferenciado para cuatro municipios como inicio de una ruta regresiva y precarizante susceptible de alcanzar en unos años a todo el país y todas las actividades económicas y estar atentos a las medidas que la clase trabajadora guatemalteca estará tomando en caso de que tal intención se materialice y advierte que una medida de tal naturaleza, implica distintos niveles de responsabilidad que serán deducidos por el MSICG en todos los espacios en que exista la posibilidad de deducirlas, teniendo en cuenta que a partir del catorce de enero, dejará de gozar del velo de impunidad que le garantiza el antejuicio.

El MSICG hace un llamado al Ministerio de Trabajo y Previsión Social a jugar un papel acorde a su mandato constitucional y a defender el derecho de la población a una vida digna y condiciones de trabajo que le permitan crecer, vivir y envejecer con dignidad.

El MSICG tiene total claridad que las condiciones que actualmente prevalecen en Guatemala son insostenibles, que no se puede admitir mayor precarización laboral, tampoco la corrupción sistemática y sinérgica del sector empresarial y de quienes han hecho de la política una labor de servilismo a dichas elites, que es inaceptable tolerar a quienes han admitido e impulsado la evasión, elusión y apropiación de los impuestos que deberían pagar para financiar el Estado de la misma manera en que , como sociedad, no podemos mantener la postergación de los cambios que urgen en el país puesto que la suma de todo esto ya ha condenado a una generación entera a los efectos de la miseria y la desnutrición crónica. En consecuencia, no podemos, si queremos un futuro, condenar nuevas generaciones a estas condiciones.

Para el MSICG, la hostilidad hacia la mayoría de la sociedad por parte de los viejos políticos y los sectores que han escrito con sus desaciertos y codicia el maltrecho presente de nuestro país requiere una respuesta contundente de esa sociedad que finalmente es la víctima y heredera de los mismos; algunas veces, es necesario detenerse y detenerlo todo para reencausar las cosas, sin distingos, en unidad, tras un solo fin común, por un futuro que ya nos han arrebatado.

CONSEJO POLÍTICO
MOVIMIENTO SINDICAL, INDÍGENA Y CAMPESINO GUATEMALTECO
MSICG