Jueves, 16 Octubre 2014 18:00

MSICG condena violación de la independencia judicial por parte del Procurador de los Derechos Humanos

El Movimiento sindical, indígena y campesino guatemalteco –MSICG- condena las acciones ejercidas por el Procurador de los Derechos Humanos, JORGE EDUARDO DE LEÓN DUQUE, con la finalidad de vulnerar la independencia judicial y garantizarse impunidad por los despidos antisindicales que ha ejecutado.

El MSICG recuerda que con motivo de la conformación del SITRAPDH, el primer sindicato creado en la Procuraduría de Derechos Humanos en toda la historia de la institución, el Señor Procurador procedió a ejecutar los despidos de varios trabajadores que participaban en la conformación de la organización sindical, entre ellos el compañero MARCO ANTONIO CABRERA HERNANDEZ.

Ante su despido e invocando las protecciones constitucionales, el trabajador solicitó su reinstalación con el apoyo del MSICG, la cual fue ordenada por la Jueza de Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social del Departamento de Escuintla, resolución que se encuentra actualmente firme. No obstante, a los efectos del impedir la ejecución de la misma, el Procurador de los Derechos Humanos ha emprendido un constante acoso en contra de la juzgadora que ha implicado un amparo promovido extemporáneamente y recientemente una recusación en contra de la juzgadora.

En el planteamiento de dicha recusación, el Procurador de los Derechos Humanos, además de declarar ante el tribunal hechos alejados de la verdad y las constancias procesales, ha calificado de amenazas por parte de la juzgadora el cumplimiento de su deber de apercibirle de que la persistencia en la desobediencia de la orden judicial motivaría la certificación contra dicho funcionario público por el delito de desobediencia y ha alegado también como motivo para separar a la jueza del proceso el darle “…un trato irrespetuoso, no acorde a su dignidad, pasando por alto que su investidura viene por mandato constitucional, seguido del legal y que por el simple hecho merece un trato decoroso, mismo que la autoridad judicial ha ignorado…”.

El MSICG ratifica al Procurador de los Derechos Humanos que la igualdad ante la ley, la protección a la libertad sindical, la sujeción de los funcionarios públicos al mandato de la ley, la función jurisdiccional, la garantía de independencia de los jueces y los derechos mínimos e irrenunciables relativos al trabajo son también garantías constitucionales y lamenta que a quien la Constitución le otorga la función de ser el Magistrado de conciencia presuponga que su investidura obliga a los tribunales a darle un trato diferente o solicitarle permiso y beneplácito para aplicar las leyes cuando las ha infringido.

El MSICG insiste al Señor Procurador de los Derechos Humanos que el concepto de amenaza no es aplicable a los apercibimientos realizados por los juzgadores en aplicación de la ley y en el ejercicio de su función jurisdiccional; no siendo en consecuencia una amenaza o una afección a su investidura la advertencia de certificar al ramo penal por el delito de desobediencia en caso seguir incumpliendo una orden judicial firme; por el contrario, lo que sí irrespeta y vulnera su investidura constitucional, es la búsqueda de impunidad luego de haber violentado nuestro ordenamiento jurídico, ante el cual, debe responder como cualquier patrono que vulnera la ley y viola la libertad sindical.

El MSICG hace un llamado al Procurador de los Derechos Humanos, JORGE EDUARDO DE LEÓN DUQUE para apegar su actuación a derecho y a rectificar su accionar dando cumplimiento inmediato a la orden de reinstalación y para abandonar el errado criterio de que una investidura legal ubica a la persona del funcionario por encima de la ley.

CONSEJO POLÍTICO
MOVIMIENTO SINDICAL, INDÍGENA Y CAMPESINO GUATEMALTECO
MSICG